El profesor excelente.

“Cuando yo era pequeño no teníamos tantos juguetes estupendos como los de ahora. Nos entreteníamos con cosas más sencillas, la naturaleza era nuestra ludoteca. Y como todo era más sencillo, resultaba más fácil captar nuestra atención en la escuela. Pero ahora los niños están rodeados de estímulos, de juguetes y herramientas digitales fascinantes, así que la escuela también tiene que cambiar. La forma de enseñar ha de transformarse para que estos niños tan estimulados desde fuera se interesen por aprender. De lo contrario, aborrecerán la matemáticas, o cualquier otra disciplina. Tenemos que dejar que los alumnos participen, que vean, que experimenten.”

Jin-Akiyama-para-Jot-Down-3

El profesor Jin Akiyama explica por qué decidió usar la magia para impartir sus clases de matemáticas y así mantener la atención de los alumnos y darles herramientas reales para usar en situaciones concretas.

El profesor excelente, inspira.

Detrás de los trucos de magia de Akiyama existe una razón que explica por qué decidió estudiar y enseñar matemáticas. «En Japón muchos estudiantes no aprenden correctamente las matemáticas. La economía japonesa depende de las ciencias y de la tecnología y nosotros tenemos que conocer todas estas materias. Tenemos que estudiar matemáticas, física, química… Queremos inventar cosas nuevas y esta es la única manera de llegar lejos. Siempre consigues cosas muy positivas educando a la gente, especialmente, a partir de las ciencias y las matemáticas»

El profesor Akiyama en España.

¿Qué importancia tienen las matemáticas en nuestra formación? ¿Alguna vez habéis reflexionado de la cantidad de horas que pasamos dándole al lápiz? Pueden gustarnos más o menos, pero está claro que tienen un gran peso en el currículo educativo y eso debemos agradecerlo.

Tendrán mala fama, pero hacen que tu tablet te dé las noticias cada mañana, que el satélite meteorológico pueda enviar la información sobre el tiempo que hará ésta semana, te permiten bajar en ascensor o pagar la barra de pan.

Las matemáticas están en todo, a muchos niveles, unas veces escondidas y otras enseñando la patita de forma evidente.

Las matemáticas son un pilar de nuestra civilización y debemos darles la importancia que merecen, aprenderlas con cariño y devoción y dar gracias, aunque sea en silencio, a todos los maestros que nos las enseñaron desde niños: desde la primera maestra amorosa que nos ayudó a rellenar la figura del 1 con papelitos rasgados, hasta el profesor de la ESO que insistía por activa y por pasiva en que practicásemos las integrales.

¿Alguien se anima a hablar de matemáticas? ¡Escribe al correo de la APA y publicaremos tus enseñanzas!

Anuncios