¡REINÍCIATE!

Fue el filósofo y escritor español Unamuno quien selló la frase de que “el progreso consiste en renovarse”.

Luego el pueblo hizo suyo el refrán de “renovarse o morir”, lo que implica la saludable necesidad de avivar cambios.

reiniciate

Así es que, tal y como nos comunicaron los maestros en las reuniones de inicio de curso, nuestro centro escolar está poniendo en marcha un proyecto innovador a medio y largo plazo que busca, no sólo la modernización, si no la excelencia en los procesos educativos y en todo aquello que tiene que ver con la educación de nuestros hijos.

Renovarse es vivir de nuevo con ilusión, es querer ser siempre un poco mejores, enfrentar las dificultades diarias y sacar lo mejor de los alumnos. También es ser consciente de que es necesaria la comunicación con las familias, haciéndoles partícipes del proceso educativo.

Porque sin alumnos, nuestro centro escolar no existiría.

Somos las familias que elegimos libremente éste colegio y ésta congregación religiosa en particular, quienes hacemos posible que cada mañana se abra la puerta de la escuela y les estamos muy agradecidos porque nos abren su casa para darnos cobijo educativo.

Sin niños no se necesitan maestros, ni aulas, ni libros, ni uniformes… Sin niños nuevos que se matriculen cada curso, ya no haría falta abrir ninguna puerta…

Nuestro colegio es pequeño, pero a la vez una gran familia donde la mayoría nos conocemos y es esa gran familia a la que pertenecemos todos los padres, madres, abuelos, tutores… quien consigue que cada mañana haya un equipo docente trabajando, una secretaría , una dirección, una jefatura de estudios…

Es cierto, somos un centro escolar modesto y humilde, y, seguramente, querríamos tener aulas más grandes equipadas con las últimas tecnologías, una calefacción nueva, un patio cubierto que diera cobijo a más niños los días de lluvia, un gimnasio más amplio, un alero para los alumnos de infantil y primaria, un comedor con cocina propia, un aparcamiento para maestros y un largo etcétera que a muchos se nos pasa por la cabeza cada día.

DSC_0052

Pero no debemos olvidar que nuestros hijos están muy bien educados, acuden al colegio con más ganas cada día, los maestros son personas cercanas a quienes vemos cada mañana y con quienes podemos hablar con confianza, la dirección es absolutamente accesible para quien necesite resolver cualquier duda y con las instalaciones que tenemos, hacemos maravillas.

La Asociación de Madres y Padres colabora activamente renovando el equipamiento deportivo al completo en cursos pasados o gestionando la compra e instalación de dos pizarras digitales para las aulas de primaria. Cada curso un poco y paso a paso. Nosotros también somos una asociación pequeñita y modesta, pero escuchamos activamente a los padres, recogemos todas las sugerencias que nos llegan y promovemos la colaboración escuela-familia por encima de todas las cosas. Uno de nuestros últimos logros ha sido promover la participación en la encuesta sobre la elección de Jornada en el centro, consiguiendo que un elevadísimo número de padres acudiese a votar.

El proceso de innovación que emprende nuestro centro escolar nos atañe a todos y debemos pensar con perspectiva y amplitud de miras, con las manos dispuestas a trabajar en lo que haga falta y la mente abierta a lo nuevo que está por llegar.

El colegio pondrá en marcha todas aquellas mejoras que estén en su mano y procurará adaptarse a los nuevos tiempos que serán los que les toque vivir a nuestros hijos, ahora niños, mañana adolescentes y, más adelante, adultos. Hay mucho camino por recorrer y muchas fases que conquistar, pero se hará con paso firme y seguro.

Lo que ahora parece que nos sirve, quizá mañana podría no ser lo mejor para nosotros y nuestros hijos. Ellos crecen y cambian sus necesidades. Las nuestras, a veces, también. Seguro que ninguno deseamos tener que cambiar de escuela a nuestros niños, por un cambio en nuestras condiciones laborales o personales, por ejemplo, por eso, desde la Asociación tenemos muy presente que nuestro centro escolar no es inmune a las nuevas circunstancias sociales, a los vaivenes económicos, a los cambios de gobierno… y trabajamos mano a mano con la Dirección para que la innovación vaya por buen camino, la buena imagen que proyectamos sea cada año mejor y sigan llegando alumnos nuevos que llenen las aulas de alegría y hagan que nuestro colegio continúe inundando las calles de uniformes azules.

Porque sin alumnos, los colegios no tienen sentido, las aulas no necesitan mesas, ni maestros, ni libros y las puertas dejan de abrirse… 

¿Renovarse? Si, siempre.

Y “que la fuerza del Amor no disminuya en nuestro corazón”

Beata Matilde Tellez, E.E. 404

La motivación del lema pastoral de éste curso “Reiníciate” y cómo se quiere reforzar la identidad de los Centros Educativos HMMI, se puede consultar completa aquí: pastoral.

 

Anuncios